Información sobre la automatización de edificios y la vivienda inteligente

 

Ganar confort y seguridad, ahorrar energía

La automatización de edificios perfectamente controlada beneficia a todos: a los usuarios, los propietarios y los administradores de inmuebles... y al medio ambiente. La automatización de edificios consigue una temperatura ambiente óptima, protege los equipos y el patrimonio, procura un funcionamiento seguro de la instalación... y al mismo tiempo ahorra energía y costes. ¿La vivienda inteligente como visión de futuro? ¡No, la casa inteligente ya es una realidad hoy!

Edificios y viviendas inteligentes gracias a la  automatización integral de inmuebles. En las edificaciones utilizadas por muchas personas, la regulación automática de la temperatura ambiente ya es algo habitual. La gestión de la ventilación, la calefacción y el sombreado según las necesidades específicas garantiza condiciones óptimas en todo momento del día. La coordinación de los sistemas individuales permite una eficiencia energética imposible de lograr mediante el manejo manual. 

Las mismas ventajas de automatización de edificios se aplican a los hogares. Los aspectos de confort, seguridad y eficiencia están estrechamente vinculados entre sí. Gracias a la reducción del consumo energético, la inmótica resulta una inversión rentable. Las inversiones se amortizan generalmente tras unos pocos años. Este período de amortización puede prolongarse en función de otras medidas de ahorro energético aplicadas en la vivienda.

La inmótica puede aplicarse a diversos sistemas, por ejemplo, la técnica de seguridad, los sistemas de audio/vídeo, los electrodomésticos o la gestión energética. No obstante, para asegurar el bienestar en el edificio es fundamental la climatización interior. Las soluciones compactas de control ya logran un impacto enorme: Mediante un sombreado inteligente, el edificio se mantiene fresco en verano y el calor solar se convierte en fuente calefactora durante las estaciones más frías. La orientación de los parasoles según la posición del sol permite la entrada de abundante luz diurna en el ambiente sin deslumbramientos. La ventilación controlada mejora la calidad del aire interior e impide un sobrecalentamiento o la formación de agua condensada, especialmente en recintos herméticos. Mediante la interconexión con sistemas de calefacción y enfriamiento se evitan pérdidas de energía. 

El control de la iluminación en función de claridad, presencia y tiempo no solo representa un alivio en grandes oficinas y salas de presentación, sino que entraña un verdadero potencial de ahorro. Funciones de seguridad y alarmas protegen el edificio y la tecnología y facilitan la vigilancia de apartamentos, casas y complejos enteros. Cuando las persianas protegen automáticamente del viento, las ventanas abiertas se cierran de forma centralizada o la luz se apaga sola cuando ya no hay nadie, entonces podemos hablar de un verdadero hogar inteligente.

Introducción al tema de la automatización de edificios:
¿Qué aspecto tiene una vivienda inteligente?
¿Qué ventajas aporta la automatización a la edificación?
¿Qué se puede automatizar en los edificios?